Revuelto de atún

El verano es tiempo de pocas complicaciones en la cocina. Lo que queremos son recetas rápidas, sencillas y refrescantes que nos ayuden a sobrellevar lo mejor posible los calores que sufrimos en esta época. A continuación os ofrecemos un plato sencillo, que nos llevará menos de diez minutos y que nos servirá para aprovechar uno de los pescados de temporada más deliciosos que existen en estos momentos: el atún, un pescado rico en ácidos grasos Omega 3.

DSC07741

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

  • Una rodaja de atún
  • Cuatro huevos
  • Oregano
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN

  1. Partimos la rodaja de atún en pequeños dados y la freímos en aceite de oliva virgen extra vuelta y vuelta durante poco tiempo para que la carne no quede seca. Reservamos.
  2. En otra sartén revolvemos los huevos sin que lleguen a esta demasiados hechos.
  3. Desmigamos el atún y los mezclamos con los huevos revueltos.
  4. Finalmente servimos el resultado y añadimos un poco de pimienta, orégano y sal por encima.

Preparado por: José Antonio Gallego

Peces que llueven del cielo

Dentro de la amplia relación de libros que han tenido a la gastronomía como argumento principal o como una parte importante del mismo, hoy os traemos a estas páginas una obra de reciente publicación que firma la autora brasileña Carla Guimaraes. “Peces que llueven del cielo” (Ediciones Ambulantes) es la segunda novela de esta escritora de Salvador de Bahía, asentada en Madrid, y con una notable trayectoria teatral. La obra es un paseo novelado por su infancia a lo largo de los años que van de la dictadura a la democracia en Brasil, los cuales están narrados con un estilo sencillo, directo y por momentos muy divertido. Carla recuerda sus años más jóvenes con cierta nostalgia y especialmente aquellas comidas en casa de sus padres que servían para reunir a toda la familia y a las personas más cercanas. Aquí os dejamos una parte del capítulo 38 de libro. En él, la escritora hace un repaso por algunos de los platos más representativos de la comida bahíana y por extensión brasileña. Esperamos que este fragmento de la obra os abra el apetito suficiente como para acercaros al libro. Eso si, para desentrañar el significado del título tendréis que leerlo por completo.

“Estaban mi madre, la abuela, Tereza y doña Juventina. Estaban también las tías abuelas Zuleica, Lidia, Elza y Estela.  Había risas, cacerolas, cucharas de palo, aceite de palma y mucho movimiento. Manos que pelaban los langostinos, cataban las alubias, medían las castañas, lavaban el arroz con mucho limón, sacaban las espinas del pescado, ablandaban el pan y abrían el coco a cuchilladas. Entre el jolgorio probaban el ardor de la pimienta, la dulzura de la leche de coco, la amargura del jengibre y la esponjosidad de la harina de yuca. (…) Sergio estaba en el salón, preparando licores mágicos en artilugios inventados y adaptados por el mismo para mezclar y revolver el aguardiente con higos o maracuya o jenipapo1. (…) La comida estaría lista a la una de la tarde, pero los primeros en comer serían los santos, servidos en abundancia en platitos pequeños, puestos delante de ellos y rodeados de velas. Después comeríamos nosotros, los de la casa, los invitados y cualquier persona que apareciese, aunque fuese inesperada. Al final de la comida tendríamos que preparar una mezcla de todos los manjares en platos de plásticos cubiertos con papel de aluminio y salir a ofrecerlos a los niños de la calle, que no tenían ni casa, ni altar de San Cosme y San Damián (…) Tía Licia era especialista en caruru2. Estaba dotada de una inmensa paciencia para cortar kilos y kilos de okra. La abuela cuidaba del vatapá3, con su brazo acostumbrado a mover la masa con una enorme cuchara de palo hasta encontrar la consistencia ideal. (…) A tía Estela le gustaba el dulce y pasaba horas preparando las cocadas4. Al final se comía la mitad del plato mientras verificaba si estaba en su punto. (…) Doña Juventina preparaba los condimentos, muy sazonados y machacados con especias. Mi madre hacía la farofa amarilla, una mezcla de harina de yuca y aceite de palma, su especialidad. Tereza lo supervisaba todo, con una atención meticulosa, añadiendo algo en el último minuto que cambiaba todo el plato, encontrando el sabor perfecto”.

1.- Fruta amazónica y de la cosa atlántica brasileña. 2.- Plato tradicional de la cocina de Bahía. Se elabora con pan rallado o harina, jengibre, pimenta-malagueta, cacahuete, leche de coco, aceite de palma y cebolla. 3.- Otro plato típico de Bahía, importado probablemente por los esclavos africanos, que se elabora con ocras (verdura africana), cebolla, camarones frescos y secos, aceite de palma, anacardos tostados y molidos, cacahuetes tostados y aceite de palma. 4.- Bolitas de  leche condensada cocida con mantequilla y coco rallado.

Peces que llueven del cielo. Carla Guimaraes

Trenza de jamón y mozzarella

Si tienes invitados pero no tienes tiempo, esta es una solución muy rápida y fácil para un picoteo que a todo el mundo agrada. Te sugiero esta modalidad salada, aunque también se puede hacer dulce; sólo tienes que cambiar el relleno por una tableta entera de chocolate negro. Así de sencillo!

20160506_203524

Ingredientes:

  • Una lámina de masa de hojaldre cuadrada
  • Media cebolla
  • Cuatro dátiles
  • Aceite de oliva
  • Cuatro lonchas de jamón york
  • Dos lonchas de mozarella
  • Un huevo
  • Semillas de sésamo

20160506_203606Modo de preparación:

  • Calienta el horno
  • Pocha la cebolla con los dátiles picados en un poquito de aceite
  • Cuando esté lista la cebolla, desenrolla la masa sobre un papel especial para hornear, pero no la extiendas demasiado
  • Dispón sobre la masa dos lonchas de jamón y las de mozarella
  • Reparte sobre la mozarella la cebolla y los dátiles bien escurridos
  • Tapa con las otras dos lonchas de jamón
  • Haz cortes a la masa desde los extremos derecho e izquierdo hacia el relleno, en tiras de unos cuatro centímetros de ancho
  • Empieza a cerrar de abajo a arriba, una tira de derecha y otra de izquierda, formando una trenza
  • Los bordes superior e inferior ciérralos un poco con los dedos para que no se salga el relleno
  • Bate el huevo y con un pincel pinta la parte superior de la trenza
  • Espolvorea semillas de sésamo
  • Coloca en la bandeja del horno a 180 grados durante 20 minutos o cuando la masa esté bien dorada
  • Deja enfriar un poco fuera del horno y sirve

Cocinado por Cristina Yuste

Una dieta para conquistar el Polo Sur

Juan Menéndez Granados Noruega

Estaba débil y hambriento, pero mi mentalidad era ganadora: quería llegar al Polo Sur”, así se expresa el aventurero asturiano Juan Menéndez en su libro de reciente aparición ‘Pedaleando al Polo Sur’, en el que narra esta travesía que le convirtió el pasado 17 de enero de 2014 en el primer hombre en llegar a esta parte del Planeta en bicicleta de montaña sin ayudas externas. Juan sin Miedo, que es como le gusta que le llamen los amigos, estuvo pedaleando 46 días para completar los cerca de 1.200 kilómetros que separan Hercules Inet del Polo Sur. Durante esas intensas jornadas, Juan arrastró un trineo con 85 kilos de peso con los útiles imprescindibles para completar con éxito la aventura: saco de dormir, tienda de campaña, medicinas y, por supuesto, alimentos. En este tipo de aventuras, cada kilo de más es un lujo. Así que es necesario afinar al máximo con la carga y también con la comida, que debe aportarnos el máximo de calorías con el mínimo de peso. Un preparado de avena con azúcar y pasas para desayunar (unos 180 gramos diarios); fruta deshidratada, gominolas, chocolate y frutos secos durante el día; sopa, noodles y algún tentempié para almorzar (630 gramos) y patatas fritas de bolsa, rodajas de chorizo, comida liofilizada y algún postre, de vez en cuando, para cenar (180 gramos). Este era el menú diario de Juan. Además, para hidratarse té, café, chocolate en polvo, agua, alguna infusión y un solbaer toddy, una bebida nórdica elaborada con frutos rojos, rica en vitamina C. En total, unas 6.500 calorías de consumo diario, con las que tan solo llegaba a cubrir unas dos terceras partes del esfuerzo que implicaba cada jornada. Una situación que le llevó a perder diez kilos de peso al final de la aventura, que se vio prorrogada seis días más de lo previsto por las adversas condiciones climatológicas que jalonaron el viaje, lo que le obligó a racionar sus últimos alimentos. “Solo me quedaba un poco de manzana deshidratada, chocolate y aceite de girasol”, recuerda. Al final, todo salió bien y Juan pudo brindar con una botella de sidra asturiana por el éxito de su aventura. Desde entonces, su nombre figura en los anales de la historia polar, lo que no ha hecho que decaiga su espíritu aventurero. Ahora pretende convertirse en la primera persona en atravesar en bicicleta el desierto de Atacama de norte a sur y en toda su extensión. Serán 1.700 kilómetros por el lugar más seco de la Tierra. Un viaje que ha iniciado ya y que culminará, de no haber ningún tipo de contratiempo, el próximo mes de mayo.

Para más información. lo mejor para saber más de Juan Menéndez es consultar la página del aventurero. Es, además, el único lugar donde se puede adquirir el libro sobre su aventura en el Polo Sur: juansinmiedo.pelukahub.com

Información audiovisual sobre Juan Menéndez. En este vídeo colgado por la Agencia EFE en Youtube se puede encontrar información sobre su aventura en el Polo Sur y por el desierto de Atacama.

Entrepuentes llega a Madrid

Entrepuentes MadridEntrepuentes desembarca en la plaza de Pedro Zerolo de Madrid. La empresa riojana ha abierto en régimen de franquicia su tercer restaurante fuera de Logroño. Antes ya lo había hecho en Vitoria y en el nuevo puerto deportivo de Arrecife en la isla de Lanzarote. El nuevo establecimiento nace bajo el concepto de Entrepuentes City, una línea más urbana e industrial que los primeros restaurantes de la cadena, con lo que pretende adaptarse al estilo genuino, desenfadado y libre de prejuicios de la zona de Chueca, sin perder la esencia de esta compañía de origen familiar que nació hace más de cuarenta años al calor de las ferias del norte de España: comida rápida y de calidad a precios ajustados, regada con una cerveza o un buen tinto de Rioja, en este caso procedente de Nájera. Aunque la carta es más o menos amplia y se pueden degustar productos netamente riojanos como las carrilleras al vino tinto, si hay algo que distingue a estos establecimientos son sus hamburguesas. Además de las clásicas de toda la vida, en Madrid se pueden degustar siete nuevas hamburguesas gourmet, elaboradas con carne de ternera Black Angus, considerada por mucho como una de las mejores del mundo por su bajo contenido en colesterol. Otras de las novedades que se añaden a la carta son las bocazzas, una mezcla como dice su nombre entre focaccia y bocadillo o los bocatas que puede personalizar el cliente con sus 32 ingredientes y sus 17 salsas para combinar. Entrepuentes abre su cocina de ocho de la mañana a dos de la madrugada, también sirve desayunos y, según cuentan sus propietarios, en la elaboración no se utilizan productos congelados ni precocinados para salvaguardar la calidad de los alimentos, para que lo que también han apostado por suministradores locales. Incluso el pan, dicen, está elaborado específicamente para los siete restaurantes que funcionan bajo esta marca y a los que sus propietarios esperan añadir otros cinco más antes de que acabe este año 2016.

Entrepuentes Madrid

La crisis dispara el consumo de cerveza artesana

Cervezas la Virgen

España se sitúa a la cabeza de Europa en el crecimiento de microfábricas de cerveza. El número de este tipo de empresas ha crecido cerca de un 1.600% entre 2008 y 2015. Este vertiginoso aumento da una idea del interés que despierta la cerveza para sibaritas en nuestro país. Spigha, La Cibeles, Rondeña, La Virgen, Cartujana, Montseny, Sagra, San Frutos, Gredos, Mayurqa… Un sinfín de marcas elaboradas de forma artesanal que han irrumpido en el mercado español de la cerveza en los últimos años. Este concepto de cerveza entendida como un producto local, con identidad y de calidad ha conquistado España y ha impulsado una industria propia. Cuando estalló la crisis económica, España contaba con 21 microcervecerías, pequeñas fábricas que se dedican a la elaboración de esta bebida de forma artesanal. Su producción no superaba los 100.000 hectolitros anuales. Al cierre de 2015, la Agencia Española de Seguridad Alimenticia y Nutrición registraba 361 compañías dedicadas a esta actividad, lo que quiere decir que el número de microfábricas de cerveza ha crecido cerca de un 1.600% en estos siete años de crisis económica. Cataluña está a la vanguardia. Carles Rodríguez, de la empresa cervecera artesana Masia Agullons, considera que “fue el maestro cervecero inglés Steve Huxley quien introdujo la filosofía de elaborar cerveza artesana en España y, más concretamente, desde el Barrio de Gràcia de Barcelona”. Además de ser pionera en el sector, Cataluña es la comunidad que más microfábricas cuenta en su territorio, con un total de 76. Le siguen Andalucía, con 56 plantas, y Castilla y León, con un total de 39. Melilla, ciudad autónoma, no cuenta con ninguna microcervecería. A pesar de que Reino Unido, Alemania y Francia son los países que copan el podio europeo en este sector, con 1.414, 677 y 566 microcervecerías, respectivamente, España es el que ha anotado un mayor incremento, del 1.395% entre 2008 y 2014. Un crecimiento exponencial que le ha llevado a escalar hasta la sexta posición del ránking en el año 2014, según recoge el informe estadístico de 2015 elaborado por la asociación Brewers of Europe. Este sector sigue sumando adeptos en España y la muestra es que en el mes de diciembre de 2015 había 361 microcervecerías registradas, frente a las 314 del año anterior. Estas cifras contrastan con los 18 centros de producción industrial de cerveza que hay en España y cuya titularidad corresponde a los seis grandes grupos empresariales: Mahou-San Miguel, Heineken, Estrella Damm, Estrella Galicia, Compañía Cervecera de Canarias y La Zaragozana. En el último año algunas de estas empresas han entrado en este mercado comprando cerveceras artesanales, lo que muestra el interés creciente que despierta en el consumidor.

Cervezas La Cibeles

¿A qué se debe este crecimiento masivo de microcervecerías? César Pascual, director de Marketing de la cerveza La Virgen, lo atribuye “al boom por la vuelta a los oficios de toda la vida y al entusiasmo por los productos artesanos y de proximidad”. Esta corriente por la cerveza hecha con mimo, sin filtros y de manera manual viene de Estados Unidos y ha cuajado muy bien en España dentro del clima de la crisis. “Disponer de menos dinero para el consumo ha hecho que muchos españoles apuesten por la calidad y no por la cantidad”. David Castro, cervecero de La Cibeles y presidente de la Asociación Española de Cerveceros Artesanos Independientes (AECAI), asegura que, “además de la influencia exterior, en cuanto a la calidad y a la variedad de estilos y marcas de cerveza, el paro ha contribuido a que muchos se decidan a emprender en este sector”. De hecho, este profesional estima que “de entre los socios de AECAI, un 15% de las nuevas microcervecerías han sido fundadas por personas en situación de desempleo”. Una cifra que, explica el experto, “podría llegar al 30% si tenemos en cuenta a todos los microproductores”. Según el estudio de Brewers of Europe, España es el cuarto productor de cerveza de la Unión Europea, con un total de 33.620.000 hectolitros en 2014. Por delante está Alemania, con más de 95,2 millones de hectolitros, Gran Bretaña con 41,2 millones, y Polonia, con 40 millones. Tal y como muestran las cifras, España ha incrementado su producción en un 1% entre 2008 y 2014. El mayor aumento se produjo en el último año, cuando nuestro país se anotó una subida de casi el 3%. Algo que no sucede, sin embargo, en la cabeza de la tabla, ya que Alemania y Gran Bretaña han reducido su volumen de producción un 5% y 17% respectivamente durante todo el período. Lo positivo es que este mayor índice de producción ha ido acompañado de un aumento de las ventas en España y ha generado un impacto positivo en la economía nacional. La Asociación de Cerveceros de España, a través del informe socioeconómico que publica anualmente sobre este sector, que incluye tanto la producción de cerveza industrial como la artesanal, estima que ha habido un aumento del 1% en las ventas desde el año 2008. Señalan que se han rozado los 32,3 millones de hectolitros vendidos en 2014. La cerveza pesa cada vez más en nuestra economía. Según este mismo informe, el mercado de la cerveza en España representaba en el año 2014 el 1,4% del Producto Interior Bruto (PIB), muy lejos del 0,52% de 2008. Aportaba 307 millones de euros en impuestos especiales y, además, dio empleo a más de 257.000 personas, un 17% más que a principios de la crisis económica.

Autora: Aitana Constans Belda es periodista. Ha trabajado entre otros sitios en la Agencia EFE y en la Cadena SER. Actualmente lo hace en el diario El Mundo. Allí se publico este reportaje, aunque sin las fotografías que aparecen aquí.

Garbanzos con rape

El rape es un pescado blanco que vive fundamentalmente en las profundidades marinas de las costas europeas y de América del Norte. Muy apreciado por el excepcional sabor de su carne, este pez es bajo en grasas y rico en proteínas, lo que lo hace especialmente recomendable para las dietas destinadas al control de peso. Del rape solo se come la cola, aunque sus huesos y su cabeza son ampliamente utilizados para elaborar caldos exquisitos. De este pescado se conocen decenas de variedades, aunque las más habituales, esas que encontraremos siempre en los mercados a lo largo de todo el año, son el común, el rojizo y el americano. Resulta paradójico que en el pasado este pescado fuera desechado por los pescadores, que lo arrojaban fuera de los barcos cuando salían a faenar. Hoy en día, el rape está presente en las recetas de la mayoría de las gastronomías de las comunidades españolas. Aquí os ofrecemos uno de esos platos elaborados con este pescado, muy recomendable para los meses de invierno.

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS O CINCO PERSONAS

  • Seiscientos gramos de garbanzos pedrosillanos
  • Cuatrocientos gramos de rape
  • Un bote de cuatrocientos gramos de tomate natural triturado.
  • Unas hebras de azafrán
  • Medio vaso de vino blanco
  • Dos o tres ajos
  • Una cebolla pequeña
  • Aceite
  • Pimienta negra
  • Una hoja de laurel

Garbanzos con rape

MODO DE PREPARACIÓN

  1. La noche de antes dejamos los garbanzos en remojo con un poco de sal y una cucharada de bicarbonato para facilitar que se ablanden. Siempre escojo garbanzos de la variedad pedrosillano porque son más pequeños y sabrosas y porque es difícil que se despellejen.
  2. A la mañana siguiente ponemos los garbanzos en una olla cubiertos con agua nueva, un poco de aceite, sal y una hoja de laurel. Los cocinamos durante unos cuarenta y cinco minutos. También podemos hacer antes un caldo con huesos de rape para utilizarlo en vez del agua simple.
  3. Al terminar la cocción, calentamos una sartén con aceite y preparamos un sofrito con los ajos, la cebolla y el tomate. Cuando esté acabado lo añadimos a los garbanzos.
  4. Añadimos luego las hebras de azafrán, medio vaso de vino blanco y un poco de pimienta. Removemos y lo dejamos todo a fuego lento durante unos veinte o treinta minutos. Rectificamos de sal.
  5. Cuando queden unos cinco minutos para acabar, incorporamos los pedazos de rape.
  6. Retiramos finalmente y dejamos reposar entre cinco y diez minutos antes de servir.

Cocinado por: José Antonio Gallego