Solomillo de atún al estilo de Lidia

El atún es uno de los pescados más populares de la cocina española, aunque la mayoría de las personas que se lanzan a elaborarlo siempre se encuentran con el problema de que se queda demasiado seco cuando se cocina a la plancha o al horno. Aquí os ofrecemos una manera de hacerlo que evitará que esto os vuelva a suceder. Es una antigua receta de mi cuñada Lidia, que ésta pone en práctica durante los veranos cuando nos juntamos toda la familia para comer al borde del mar. Ella prefiere degustar este pescado a la plancha, aunque yo me decanto por el atún al horno, que es la receta que figura a continuación. Creo que de esta manera el producto es capaz de ofrecernos sus sabores más escondidos. Sea como fuere, el solomillo de atún estará estupendo de las dos maneras si hemos adquirido un pescado de buena calidad, cosa que puede no resultar fácil si vivimos en una localidad del interior.

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS:

– Medio kilo de solomillo de atún.
– Tres ajos.
– Orégano.
– Tres zanahorias pequeñas.
– Seis patatas pequeñas.
– Aceite de oliva virgen extra.
– Vino blanco.
– Perejil.

MODO DE HACERLO:

1. Cortamos el atún en cuatro pedazos. A continuación, lo depositamos en un recipiente hondo con aceite, orégano, sal gorda y los tres ajos que previamente habremos machacado. Dejamos macerar durante aproximadamente una hora.
2. Cocemos las patatas durante unos minutos para que pierdan parte de su dureza.
3. En una sartén aparte doramos ligeramente la cebolla cortada previamente y reservamos.
4. Cortamos a continuación la zanahoria en juliana y la depositamos sobre una fuente que previamente habremos cubierto con papel aluminio.
5. Añadimos la cebolla e incorporamos los pedazos de atún y las patatas enteras, aunque sin su piel.
6. Rociamos el recipiente con el aceite de oliva que hemos utilizado para macerar el atún y le añadimos a todo ello medio vaso de vino blanco.
7. Incorporamos por último el perejil picado y los cubrimos todo con el papel aluminio como si fuera un paquete.
8. Dejamos que se ase durante unos veinte o veinticinco minutos a 180 grados, aunque este espacio de tiempo puede variar en función de la calidad del horno.
9. Servimos acompañado de un blanco de Rueda.

 Autor: José Antonio Gallego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s