Kokotxas (o cocochas)

Con un poco de paciencia y tiempo, este plato es insuperable y siempre sorprenderás a tus comensales. El secreto es que te queden “gelatinosas” y eso sólo se consigue con un fuego muy lento y mucha paciencia para no dejar de mover la cazuela donde las cocinas, agarrando por el mango y con cuidado de no rallar la vitrocerámica. Es una receta muy sencilla, pero pensada para paladares exquisitos. Todo el que haya probado unas buenas cocochas querrá repetir. Es tu plato principal de un menú que puedes completar con unos gambones a la plancha de primero o unas brochetas de rape, que ya te enseñaré cómo hacerlas.

Cocochas


INGREDIENTES:

  • Un paquete de kokotxas (o cocochas) de bacalao o de merluza (mejor, las primeras)
  • Seis patatas tipo cachelo (las venden para vapor, son las mejores)
  • Perejil
  • 3 dientes de ajo
  • 3 ajetes o ajos tiernos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vino blanco
  • Caldo de pescado

MODO DE HACERLO:

  • Lavar y cocer las patatas con piel hasta que estén en su punto. Reservar
  • Picar los dientes de ajo y el tallo tierno de los ajetes, a los que retiraremos previamente los dos extremos y la primera piel.
  • Poner en la cazuela un chorrito de aceite de oliva virgen y pochar ligeramente los ajos y los ajetes sin que se doren. Apartar del fuego.
  • Sazonar cada una de las cocochas por ambas caras y disponerlas en la cazuela con la piel oscura hacia arriba.
  • Colocar en el fuego muy lento y dejar  hervir, moviendo la cazuela en una especie de vaivén durante unos 5 minutos.
  • Añadir medio vasito (un chorrito) de vino blanco cuando veamos que las cocochas empiezan a soltar gelatina y el aceite se enturbia. Continuar moviendo la cazuela hasta percibir que toma cierto espesor.
  • El caldo de pescado lo añadiremos si vemos que la salsa ha espesado demasiado o se ha secado, pero debemos tener en cuenta que debe tener la consistencia de una crema ligera.
  • Disponer las patatas en rodajas sin quitarles la piel y espolvorear perejil (a ser posible fresco).
  • Mantener en el fuego ya apagado unos minutos para que las patatas se empapen. Servir y… disfrutar

Cocinado por: Javier Moreira

Anuncios

Locro o sopa ecuatoriana de patatas

El locro es una sopa que se hace en Ecuador a base de patatas, o papas, como se las conoce en América o en las Islas Canarias. Las culturas prehispánicas consumían la papa como uno de los alimentos básicos en su alimentación. Cuando los conquistadores llegaron a América, conocieron este tubérculo, que posteriormente introdujeron en la gastronomía española. En años posteriores, la patata fue adquiriendo cada vez más popularidad en Europa. En internet, encontrarán pasajes y anécdotas muy graciosas de, cómo en un principio, la patata fue considerada y cultivada como planta decorativa en este lado del charco. Pero, los conflictos y el hambre que asoló en algunas épocas a Europa llevaron a sus gobernantes a planificar estrategias para convencer a la población de los beneficios del cultivo y alimentación con esta “extraña” planta. Así, la patata pasó a convertirse en uno de los productos básicos en la preparación de platos dentro de la gastronomía europea y mundial, algunos tan famosos como la tortilla de patatas.   Sigue leyendo