Salmón al limón

El salmón es uno de los pescados más consumidos en Europa, especialmente en los meses de primavera que es cuando se da la época ideal para ingerirlo. Afortunadamente, la proliferación de piscifactorías para su cría a lo largo de todo el mundo han permitido que este manjar pueda estar presente en nuestras mesas a lo largo del cualquier mes del año. Noruega, Chile y el Reino Unido, por este orden, son los mayores productores de este pescado en cautividad, que en España puede capturarse en estado salvaje en las aguas de los ríos de Galicia, Cantabria, el País Vasco y Asturias (quien no ha oído hablar del famoso ‘campanu’). El salmón pasa la mayor parte de su vida en aguas saladas, aunque es capaz de regresar a los ríos donde nació para reproducirse. Esa desenfrenada carrera aguas arriba hace que su carne sea especialmente fibrosa.

El salmón es un pescado azul y como tal es rico en proteínas y en ácidos grasos como el Omega 3, lo que lo convierte en un alimento ideal para reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos en el organismo. También es un alimento ideal para mejorar la circulación sanguínea, para conservar la vista o como fuente para el fortalecimiento de los huesos. Además, se dice de él que contribuye a prevenir el Alzheimer y el Parkinson y que es un inestimable antidepresivo natural.

El salmón se puede consumir al horno, en salsa o ahumado (ideal para ensaladas), con alcaparras, al papillote o como relleno de canelones. Son centenares las recetas que existen de este pescado, del que han proliferado las páginas web en internet dedicadas íntegramente a él (una de las más conocidas es http://www.recetasdesalmon.es). Esta es la receta que os hemos preparado para vosotros. Un plato fácil y sencillo, como la mayoría de los que figuran en este blog.

Salmón al limón
INGREDIENTES:
  • Unos lomos de salmón
  • Zumo de limón
  • Sal, pimienta y estragón o cualquier hierba de condimento para pescado que os guste.
PREPARACIÓN:
  1. Exprimir el zumo del limón, añadir la sal, la pimienta y el estragón al gusto.
  2. Sumergir los lomos de salmón en esa mezcla y dejar durante tres o cuatro horas.
  3. Poner en una sartén aceite de oliva y freír a fuego fuerte poniendo primero el lado que conserva la piel del salmón.
  4. Cuando la carne del salmón haya cogido un color más rosado, dar la vuelta para que se haga del otro lado y quede dorado.
  5. Servir con unas patatas al vapor y mayonesa o salsa de yogur y una ensalada.

Autora: Lourdes Uquillas. Fotografía: Gabriela Martínez-Falero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s