Cierra el primer restaurante que desafió al ‘apartheid’

Restaurante Gramadoelas

El famoso restaurante sudafricano Gramadoelas acaba de cerrar sus puertas. Después de 45 años al servicio de sus clientes, este hito en la historia gastronómica del país ha dejado de funcionar, una vez que hubo expirado la concesión que mantenía con el no menos conocido Market Theatre, para ocupar una parte de su espacio.

El establecimiento como tal nació a finales de los años sesenta en un pequeño garaje del barrio Hillbrow, de Johannesburgo. Gracias al éxito cosechado por sus platos, el restaurante fue sucesivamente pasando por otros emplazamiento hasta alcanzar la que sería su ubicación definitiva en 1992. El Gramadoelas no solo se hizo famoso por su comida, a la que muchos identifican como una de las mejores mezclas de todas las influencias culinarias de las diferentes etnias que pueblan Sudáfrica (británica, afrikáner, indígena, malaya o india), sino que se hizo particularmente conocido por desafiar al entonces régimen segregacionista imperante del ‘apartheid’. En un tiempo en que estaba prohibido que blancos y negros comiesen en los mismos establecimientos, el Gramadoelas se hizo especialmente conocido por su política de “todo el mundo es bienvenido”. Según explica Eduan Naudé, uno de los dos fundadores del restaurante, en aquella época siempre que venía a cenar al restaurante una persona de color era necesario llamar a un departamento del Gobierno para que autorizase la visita. En una ocasión, un grupo de políticos estadounidenses reservó mesa en el restaurante. Algunos de ellos eran negros, así que como siempre se vieron obligados a llamar a Pretoria. Sin embargo, en aquella ocasión no hubo contestación, así que a partir de entonces decidieron saltarse ese pequeño trámite y dar cabida en sus instalaciones a quienquiera que estuviera dispuesto a pagar por su comida. La fama del restaurante se disparó a partir de entonces y prueba de ello es el gran número de personalidades que ha pasado por sus instalaciones: reinas como las de Dinamarca o Inglaterra, actores como Denzel Washington, Charlize Theron o Morgan Freeman o políticos como François Mitterrand, Bill Clinton y, por supuesto, Nelson Mandela.

El restaurante Gramadoelas desaparece y, desgraciadamente, los hace sin que haya tenido el fin que verdaderamente se merecía por su pequeña contribución a la estabilidad del país. Poco días antes de su cierre, Brian Shalkoff, el otro fundador del mismo y pareja sentimental de Naudé, fue asaltado en su casa de Johannesburgo, donde recibió una brutal paliza que le hizo entrar en un coma irreversible del que nunca jamás se despertaría. El pasado 1 de julio fue desconectado de la máquina que le mantenía con vida, dejando a Naudé como única cara visible del restaurante a pocos días de su cierre y de que se subastase la amplia colección de muebles, objetos decorativos y utensilios de cocina que habían labrado parte de la reputación de este restaurante. Un espacio culinario que ya es historia gastronómica de Sudáfrica.

Fotografía: 2Summers.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s