Rodaballo al horno

El rodaballo (Psetta máxima) es una excelente fuente de yodo, selenio y magnesio, además de un pescado blanco semigraso con un alto contenido en vitaminas B3, B9 y B12. Vive a ras de suelo, en aguas, sobre todo, del Atlántico noroeste, de ahí su forma plana, para camuflarse en la arena. La presión a la que ha sido sometido en las últimas décadas ha hecho que estuviera a punto casi de desaparecer, de manera que casi todo el que llega a las pescaderías procede de piscifactorias. Aunque la diferencia de precio, sabor y tamaño son muy grandes entre un rodaballo salvaje y otro de acuicultura, siempre merece la pena tener este pescado en nuestras mesas, porque es uno de los manjares marinos más sabrosos que podremos llegar a degustar. El rodaballo no solo es un pescado con una exquisita carne firme y sabrosa, sino también una suculenta alternativa para estos días de celebraciones navideñas, en que parece que siempre estamos condenados a consumir los mismos alimentos, año tras año. A continuación os ofrezco una receta muy fácil de elaborar, con la que estoy seguro que sorprenderéis a familiares y amigos, a poco que pongáis algo de vuestro empeño.

Rodaballo al horno

INGREDIENTES

  • Un rodaballo de kilo y medio.
  • Cuatro o cinco patatas.
  • Un tomate grande duro.
  • Una cebolla.
  • Cuatro ajos.
  • Un limón.
  • Medio vaso de vino blanco.
  • Medio vaso de agua.
  • Sal y aceite de oliva virgen extra.
  • Tomillo.

PREPARACIÓN

  1. En la pescadería pedimos que nos dejen el rodaballo limpio de sus tripas y que nos hagan unos cortes con el cuchillo en el lomo, para que luego nos sea más fácil repartirlo entre los comensales.
  2. En un recipiente aparte con sal cocemos las patatas cortadas en rodajas más o menos gruesas durante diez minutos para que se ablanden un poco. Cuando acabemos, escurrimos las patatas y las colocamos en una fuente sobre la que habremos vertido una lámina de aceite de oliva virgen extra.
  3. Depositamos el rodaballo sobre la base de patatas y añadimos a continuación el tomate, la cebolla y el ajo cortados en rodajas.
  4. Rociamos sobre el conjunto medio vaso de agua y otro medio de vino blanco. Recomiendo utilizar el mismo vino elegido para acompañar luego el pescado. En todo caso, es conveniente utilizar siempre un vino de más calidad que cualquiera de los que podemos adquirir en el supermercado en tetra brik o que se encuentran etiquetados como vino para cocinar.
  5. Exprimimos un limón y añadimos su zumo sobre el rodaballo y las patatas.
  6. Para finalizar añadimos un poquito de tomillo sobre el pescado y las patatas.
  7. Introducimos la fuente en el horno previamente calentado durante diez minutos a 250 grados y dejamos que el rodaballo se haga entre tres cuartos de horas y cincuenta minutos a unos 200 grados antes de servir.

Degustación sugerida: para acompañar este plato os recomiendo un vino que nunca falla: José Pariente, varietal verdejo Un excelente vino de rueda de la cosecha de 2012, con aromas de frutas blancas e hinojo, con el que disfrutaréis al máximo de vuestro rodaballo.

Cocinado por: José Antonio Gallego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s