Ostras y mejillones en las islas de Oléron y Ré (II)

2.- Isla de Ré

Ré es uno de los destinos más elegantes de la costa atlántica francesa. Una isla luminosa, llena de casas encaladas, en donde se valora especialmente el silencio y la tranquilidad. Dos características que la han convertido en un cotizado refugio entre una buena parte de la alta burguesía francesa. En Ré también hay fortalezas que son Patrimonio de la Humanidad, un buen número de playas de arena fina situadas entre las mejores de Francia y algunos tópicos que han forjado su personalidad, como sus burros vestidos con pantalones. A Ré se sabe cuando se llega y cuando se parte, aunque debería estar prohibido tener una fecha fija para marcharse de ella.

Mural con el plano de la isla de Ré ubicado en la localidad de Saint Martin

El puente que conduce a la isla de Ré se terminó de construir en 1988. Es gratuito para los vecinos de la isla y para todo aquel que se atreva a cruzar sus 2.926,5 metros de distancia a pie o en bicicleta. Para acceder en coche es necesario pagar un peaje de ida y vuelta de 16 de euros en temporada alta (del 20 de junio al 11 de septiembre). A pesar de todo, las colas son una constante a lo largo de los meses de verano, en los que pueden llegar a contabilizarse hasta 16.000 vehículos diarios. Otra opción más barata es tomar uno de los autobuses que enlazan La Rochelle con la isla.

Re12La abadía des Chatelier o de Nuestra Señora de Ré fue fundada entre 1152 y 1156 por monjes cistercienses que se beneficiaron de la generosidad de Elbe de Mauléon, señor de la isla, quien donó los terrenos para construir el primitivo edificio de estilo románico, emplazado en uno de los lugares más estratégicos de Ré. Desde la abadía se domina la cercana localidad de La Flotte, así como el que fuera el más importante fondeadero de barcos que unían a la isla con el continente. El edificio sufrió diferentes vicisitudes a lo largo de la historia: en 1294 fue destruido por los ingleses y Ruinas de la abadía des Chatelierreconstruido por los monjes años después en estilo gótico. Entre 1457 y 1462 la abadía fue nuevamente devastada por los ingleses durante la Guerra de Cien Años. Vuelta a reconstruir, el edificio fue víctima de las guerras de religión que asolaron esta parte de Francia en el siglo XVI. Abandonada definitivamente en 1623, después de una nueva incursión de las tropas protestantes, el rey Luis XIII ordenó que sus materiales fueran utilizados para la construcción del cercano fuerte de la Prée. A pesar de todo, la fachada de la iglesia ha llegado más o menos intacta hasta nuestra época, ya que los puntos más altos de la misma continuaron siendo utilizados como señal para los navegantes. La abadía es hoy día uno de los lugares más fotografiados de la isla, especialmente durante los meses de primavera, en que los campos que la rodean se llenan de amapolas. También es escenario habitual en los meses de verano de numerosos espectáculos culturales, de luz y color.

Saint Martin de Ré es la capital de la isla. Gran parte de sus calles están empedradas con galets du Canada, cantos rodados que cargaban como lastre los barcos que regresaban a casa, después de haber vendido la famosa sal de Ré en el Nuevo Continente. El puerto es el lugar más concurrido de la isla. Un lugar para ver y dejarse ver dando una vuelta alrededor de su ingente oferta de tiendas, hoteles y restaurantes. Se conserva tal y como fuera concebido por el ingeniero militar Sébastien Le Prestre, marqués de Vauban, durante el reinado de Luis XIV. También la línea de instalaciones defensivas, así como la ciudadela militar, situada en un extremo de la población. Esta última se encuentra cerrada al público, por lo que resulta difícil intuir que un día también fuera utilizada como cárcel para convictos que iban a ser enviados a la Guayana o a Nueva Caledonia, función que mantuvo hasta 1938. Para todos los que quieran huir del ruido, lo mejor es transitar por las estrechas calles que ascienden hasta la iglesia de Saint Martin. Desde su campanario se tiene una vista inigualable de la población. Del templo gótico parten numerosas calles en dirección opuesta al puerto. Son tranquilas, llenas de malvas reales que crecen salvajes en las aceras y con esas casas encaladas de contraventanas verdes y maceteros de gitanillas que predominan en las otras nueve poblaciones de la isla. Toda una delicia que conviene no desaprovechar, especialmente en los meses de verano.

La Martienière es la heladería más conocida de la isla y una de las cinco mejores de Francia. Se encuentra ubicada en el puerto de la localidad de Saint Martin de Ré. El establecimiento es muy famoso por algunos de sus peculiares helados como los de Cartel de heladosostras y caviar o el de caramelo a la flor de sal, aunque ninguno de los sabores que ofrece desmerece cualquiera de los otros. También resulta muy recomendable acercarse a probar sus brochetas heladas o saborear con deleite sus estupendos macarons.

Los burros con pantalones son el emblema animal de la isla. Se pueden ver algunos de ellos a la entrada de Saint Martin de Ré. Los animales pertenecen a la raza Baudet del Poitou, caracterizado por su largo pelo rizado. En 1860 alguien tuvo la genial idea de proteger sus patas con unos pantalones, para evitar que fueran atacados por los mosquitos de las marismas donde iban a cargar sal. Hace años que los burros dejaron de prestar sus servicios en las salinas. Aún así, la imagen de aquellos asnos Peluche de un burro con pantalones de la isla de Récon sus protecciones ha perdurado en el imaginario colectivo de la gente de la isla. Hoy en día apenas quedan una veintena de burros en Ré, que son utilizados para pequeños paseos especialmente con niños. Con su leche se elaboran jabones, aunque su contribución más destacada a la economía de la isla son los peluches, camisetas, llaveros o gorras que se confeccionan con su imagen.

Los tropas alemanas invadieron la isla durante la Segunda Guerra Mundial y dejaron sembrada su territorio de búnkeres y otras estructuras defensivas con el fin de evitar un desembarco aliado. Es fácil darse de bruces con alguno de aquellos elementos militares, aunque quizás los más espectaculares se encuentran en la playa de la Conche, cerca del Faro de las Ballenas, donde aparecen llenos de grafitis y desequilibrados de su emplazamiento original como consecuencia de la acción de las aguas. La playa nunca llegó a experimentar una invasión aliada por mar, aunque sus arenas fueron utilizadas a principios de los años sesenta para el rodaje de algunas escenas de la película ‘El día más largo‘, en la que se recreaba el desembarco de Normandía.

Re7Ars en Ré es una de la diez localidades de la la isla. También es el puerto deportivo más importante que existe en ella. Lejos de la agitación que debería tener una población con instalaciones portuarias, sus calles, plazas y callejones son un monumento al silencio, la tranquilidad y a la vida relajada. Quizás por ello figura en la lista de los pueblos más bonitos de Francia, junto a la cercana localidad de La Flotte. Al igual que ésta, las casas de Ars en Ré son completamente blancas, con postigos generalmente verdes y decenas de jardineras llenas de flores que cuelgan de las ventanas o muros de acceso a las viviendas. En Ars en Ré también hay bicicletas a las puertas de las casas, parras con uvas que decoran las portadas de éstas y una iglesia, la de Sainte Ettienne, con un campanario en blanco y negro de cuarenta metros de altura, que veneran sus habitantes.

Ré17

La patata de la isla de Ré es uno de los grandes orgullos de sus habitantes, a pesar de que su producción apenas supera las dos mil toneladas anuales. Este tubérculo se cultiva en la zona comprendida entre Saint Martin y Ars en Ré, en suelos son de origen calcáreo y arenoso, muy expuestos a las brisas marinas. La combinación de estos tres elementos, unido a un clima no demasiado riguroso en invierno, propicia que las patatas tengan ese regusto yodado tan característico que las diferencia de otras variedades y que ha permitido que dispongan de una denominación de origen desde 1998. En Ré, las patatas se recogen a principio de la primavera, justo antes de que lleguen a madurar, para limitar la presencia de almidón. Hay una treintena de productores en la isla, unidos en una cooperativa para cultivar este tubérculo, del que existen cinco variedades: Amandine, Charlotte y Roseval, de carne más firme y Alcmaria y Starlette, más tiernas y con un toque ligeramente dulce. Además de la patata, los otros productos singulares de la isla son la sal y las ostras. La sal seRé20 produce en la isla desde hace cientos de años en la zona de marismas comprendida entre La Couarde sur Mer, Ars en Ré, Saint Clément des Baleines, Les Portes en Ré y Loix. La sal se recoge en los meses de verano y es imprescindible llevarse a casa un pequeño saquito antes de marcharse de la isla. Puede encontrarse en cualquier tienda de Ré, aunque por lo general no suele ser de demasiada calidad. Lo mejor es acudir a una tienda especializada, como Esprit du sel (www.spritdusel.com), con tiendas en Saint Clément des Baleines, Ars y Saint Martin en Ré y dejarse aconsejar entre sus decenas de variedades y productos. Para conocer mejor la historia de la sal en la isla, es recomendable una visita al Ecomuseo de Loix. En Ré se producen entre seis y ocho mil toneladas de ostras, que se cultivan a lo largo de diversos espacios de toda la isla y que son visibles en cualquier momento de marea baja. Las ostras de Ré tienen menos fama que las de Oléron, aunque son un estupendo tentempié a cualquier hora del día acompañada por algún vino blanco o rosado producido por la cooperativa de la isla (Le Cellier de Vigneron), donde también se destilan tres tipos de coñac (VS, de dos años, VSOP, de cuatro y XO, de diez). Si uno opta por una cerveza, lo mejor es probar La Blanche de Ré, un bebida artesanal que produce una pequeña empresa de la isla ubicada en la localidad de Sainte Marie de Ré.

Ré21aLa mejor manera de conocer los treinta kilómetros de largo y cinco de ancho que conforman la isla de Ré es alquilar una bicicleta. Existen numerosas tiendas por toda la isla. Los menos preparados pueden optar incluso por una eléctrica, aunque probablemente no les haga mucha falta, ya que la isla es complemente plana. En Ré existen decenas de kilómetros de carriles adaptados. Por ellos se desplazan a diario una buena parte de sus quince mil habitantes, que han hecho de la bicicleta su principal medio de transporte, además de una estampa habitual en la puerta de la mayoría de las viviendas.

Las playas son uno de los grandes atractivos naturales de Ré. Al sur, frente al Pertuis d’Antioche y entre los municipios de Le Bois Plage y La Couarde sur Mer son largas, cubiertas de arena fina y sin grandes construcciones en su entorno. Al norte, frente, al Pertuis Breton, las playas son rocosas y suelen estar llenas de algas, lo que hace que sean menos atractivas para el baño. En el noroeste de la isla destaca la gran lengua de arena que emerge junto a la masa forestal que se extiende entre los municipios de Saint Clément des Baleines y Les Portes. Allí se encuentran las playas de la Conche des Baleines, Lizay y Petit Bec, ésta última de gran tradición surfera. En verano son especialmente concurridas y es recomendable acercase a ellas en transporte público o en bicicleta, ya que no existen demasiadas facilidades para aparcar los vehículos con el fin de preservar el entorno. La estancia en ellas pueden combinarse con una visita al Faro de las Ballenas, el punto más alto de la isla con sus 55 metros de altura, a los que se llega después de superar los 257 peldaños de su escalera circular. El faro es el edificio más visitado de Ré. Cada año se acercan a su entorno unas cuatrocientas mil personas, la mayoría en los meses estivales. El faro es, además, un mirador privilegiado de la isla, como en su día lo fue de las ballenas que quedaban varadas en sus rutas migratorias junto al banco de arena que se extiende junto a sus aguas.

Playa de la Conche

Autor: José Antonio Gallego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s