Codornices en escabeche

La carne de codorniz es un alimento rico en proteínas de calidad y bajo contenido en grasa, especialmente recomendado para la infancia, el crecimiento o el embarazo. También tiene un bajo contenido en sodio, lo que la hace muy adecuada para personas con problemas de hipertensión. Entre las vitaminas presentes en su carne destacan las del grupo B. Su alto contenido en vitámina B3 puede ayudar a combatir el colesterol o a paliar enfermedades como la artritis o la diabetes, en tanto que la B6 la hace especialmente recomendable para ayudar en casos de depresión o asma. Esta carne de ave magra también es rica en minerales como el magnesio y el hierro. La gran mayoría de las codornices que llegan a nuestra mesa proceden de granjas, aunque con un poco de suerte también podremos encontrar algunos ejemplares salvajes en los mercados. Las codornices están presentes en nuestra gastronomía desde hace centenares de años. Aquí os ofrecemos una de las recetas más habituales que existen para elaborarlas.

Codornices en escabeche

INGREDIENTES

  • Cuatro codornices
  • Tres o cuatro ajos
  • Un par de de cebollas
  • Un par de zanahorias
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Una hoja de laurel
  • Vino blanco
  • Vinagre
  • Agua
  • Pimienta en gramo

PREPARACIÓN

  1. Compramos cuatro codornices y le decimos al carnicero que no las deje libres de vísceras y cortadas en dos mitades.
  2. Las salamos y las freímos con aceite de oliva virgen extra hasta que se doren ligeramente.
  3. En el mismo aceite freímos las cebollas cortadas en tiras y los ajos y la zanahorias cortados en láminas.
  4. Incorporamos todo a una cacerola a la que habremos añadido una cucharada de pimienta en gramo y una hoja de laurel. Echamos medio vaso de vino blanco, medio vaso de vinagre y un vaso de agua.
  5. Se cuece todo un poco y se incorporan las codornices, que tendrán que quedar cubiertas. En caso de que no fuera así, podemos añadir un poco más de agua, vino y vinagre.
  6. Cocemos a fuego lento durante unos cuarenta o cuarenta y cinco minutos. Para comprobar si están en su punto pinchamos la carne con un tenedor. Si no fuera el caso, las dejamos cocer un poco más. Es recomendable reservar las codornices para el día siguiente, en vez de comerlas de manera inmediata. Así los sabores quedarán mejor ligados.

Cocinado por: José Antonio Gallego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s