La crisis dispara el consumo de cerveza artesana

Cervezas la Virgen

España se sitúa a la cabeza de Europa en el crecimiento de microfábricas de cerveza. El número de este tipo de empresas ha crecido cerca de un 1.600% entre 2008 y 2015. Este vertiginoso aumento da una idea del interés que despierta la cerveza para sibaritas en nuestro país. Spigha, La Cibeles, Rondeña, La Virgen, Cartujana, Montseny, Sagra, San Frutos, Gredos, Mayurqa… Un sinfín de marcas elaboradas de forma artesanal que han irrumpido en el mercado español de la cerveza en los últimos años. Este concepto de cerveza entendida como un producto local, con identidad y de calidad ha conquistado España y ha impulsado una industria propia. Cuando estalló la crisis económica, España contaba con 21 microcervecerías, pequeñas fábricas que se dedican a la elaboración de esta bebida de forma artesanal. Su producción no superaba los 100.000 hectolitros anuales. Al cierre de 2015, la Agencia Española de Seguridad Alimenticia y Nutrición registraba 361 compañías dedicadas a esta actividad, lo que quiere decir que el número de microfábricas de cerveza ha crecido cerca de un 1.600% en estos siete años de crisis económica. Cataluña está a la vanguardia. Carles Rodríguez, de la empresa cervecera artesana Masia Agullons, considera que “fue el maestro cervecero inglés Steve Huxley quien introdujo la filosofía de elaborar cerveza artesana en España y, más concretamente, desde el Barrio de Gràcia de Barcelona”. Además de ser pionera en el sector, Cataluña es la comunidad que más microfábricas cuenta en su territorio, con un total de 76. Le siguen Andalucía, con 56 plantas, y Castilla y León, con un total de 39. Melilla, ciudad autónoma, no cuenta con ninguna microcervecería. A pesar de que Reino Unido, Alemania y Francia son los países que copan el podio europeo en este sector, con 1.414, 677 y 566 microcervecerías, respectivamente, España es el que ha anotado un mayor incremento, del 1.395% entre 2008 y 2014. Un crecimiento exponencial que le ha llevado a escalar hasta la sexta posición del ránking en el año 2014, según recoge el informe estadístico de 2015 elaborado por la asociación Brewers of Europe. Este sector sigue sumando adeptos en España y la muestra es que en el mes de diciembre de 2015 había 361 microcervecerías registradas, frente a las 314 del año anterior. Estas cifras contrastan con los 18 centros de producción industrial de cerveza que hay en España y cuya titularidad corresponde a los seis grandes grupos empresariales: Mahou-San Miguel, Heineken, Estrella Damm, Estrella Galicia, Compañía Cervecera de Canarias y La Zaragozana. En el último año algunas de estas empresas han entrado en este mercado comprando cerveceras artesanales, lo que muestra el interés creciente que despierta en el consumidor. Sigue leyendo

Anuncios

Garbanzos con rape

El rape es un pescado blanco que vive fundamentalmente en las profundidades marinas de las costas europeas y de América del Norte. Muy apreciado por el excepcional sabor de su carne, este pez es bajo en grasas y rico en proteínas, lo que lo hace especialmente recomendable para las dietas destinadas al control de peso. Del rape solo se come la cola, aunque sus huesos y su cabeza son ampliamente utilizados para elaborar caldos exquisitos. De este pescado se conocen decenas de variedades, aunque las más habituales, esas que encontraremos siempre en los mercados a lo largo de todo el año, son el común, el rojizo y el americano. Resulta paradójico que en el pasado este pescado fuera desechado por los pescadores, que lo arrojaban fuera de los barcos cuando salían a faenar. Hoy en día, el rape está presente en las recetas de la mayoría de las gastronomías de las comunidades españolas. Aquí os ofrecemos uno de esos platos elaborados con este pescado, muy recomendable para los meses de invierno.

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS O CINCO PERSONAS

  • Seiscientos gramos de garbanzos pedrosillanos
  • Cuatrocientos gramos de rape
  • Un bote de cuatrocientos gramos de tomate natural triturado.
  • Unas hebras de azafrán
  • Medio vaso de vino blanco
  • Dos o tres ajos
  • Una cebolla pequeña
  • Aceite
  • Pimienta negra
  • Una hoja de laurel

Garbanzos con rape

MODO DE PREPARACIÓN

  1. La noche de antes dejamos los garbanzos en remojo con un poco de sal y una cucharada de bicarbonato para facilitar que se ablanden. Siempre escojo garbanzos de la variedad pedrosillano porque son más pequeños y sabrosas y porque es difícil que se despellejen.
  2. A la mañana siguiente ponemos los garbanzos en una olla cubiertos con agua nueva, un poco de aceite, sal y una hoja de laurel. Los cocinamos durante unos cuarenta y cinco minutos. También podemos hacer antes un caldo con huesos de rape para utilizarlo en vez del agua simple.
  3. Al terminar la cocción, calentamos una sartén con aceite y preparamos un sofrito con los ajos, la cebolla y el tomate. Cuando esté acabado lo añadimos a los garbanzos.
  4. Añadimos luego las hebras de azafrán, medio vaso de vino blanco y un poco de pimienta. Removemos y lo dejamos todo a fuego lento durante unos veinte o treinta minutos. Rectificamos de sal.
  5. Cuando queden unos cinco minutos para acabar, incorporamos los pedazos de rape.
  6. Retiramos finalmente y dejamos reposar entre cinco y diez minutos antes de servir.

Cocinado por: José Antonio Gallego

Pastel frío de pollo y fiambre

Os proponemos una receta ideal para estas fechas navideñas, en que se suceden las reuniones familiares y de amigos, en muchas ocasiones con niños y casi siempre sin demasiado tiempo. Fácil de preparar y de reservar de un día para otro, es la opción perfecta para una cena ligera, como segundo plato después de unos entrantes calientes o como plato principal de un “picoteo”. Sigue leyendo

El Bazar de las Especias de Estambul

Bazar de la Especias de EstambulEl Bazar de las Especias es uno de esos lugares de Estambul al que uno siempre tendría que ir, aunque fuera en un viaje rápido a esta ciudad. Además de ser uno de los mercados más antiguos de Estambul, lo que ya de por sí lo hace merecedor de una visita, este lugar es el sitio ideal para la adquisición de dulces, frutos secos, curry, cayena, cardamomo, azafrán, cúrcuma o las más inimaginables variedades de té o de infusiones elaboradas con hibisco, rosa o jazmín, algunas de las cuales pueden llegar a alcanzar las 200 liras turcas el kilo (más de sesenta euros). A este mercado cubierto con forma de L los turcos los denominan Bazar Egipcio (Mısır Çarşısı), ya que fue terminado en 1664 por arquitecto jefe imperial otomano Mustafa Ağa con los impuestos procedentes de El Cairo. El edificio fue levantado con el objetivo de financiar con sus beneficios a la cercana Mezquita Nueva (Yeni Cami) y al principio recibió el nombre de Mercado Nuevo o Mercado de la Valida, en honor de la madre del sultán Mehmet IV, Turhan Hadice, impulsora de la conclusión de todo este complejo religioso, iniciado cerca de setenta años atrás. El mercado nació para centralizar el comercio de especias, aunque también para la venta de hierbas con los que elaborar todo tipo de complejos medicinales para aliviar las penalidades del cuerpo humano. El Bazar de las Especias sufrió dos grandes incendios en 1691 y 1940, de manera que lo que podemos ver hoy en día es una aproximación lo más cercana posible a aquel proyecto original. Aún así merece la pena atravesar alguna de sus seis puertas para adentrarse en cualquiera de sus dos alas para hacer unas compras. Por lo general, los puestos que se encuentran más cerca de las entradas son los más caros, aunque también suelen disponer de productos de más calidad. Merece la pena recorrer las cerca de noventa tiendas que lo componen para ir comprobando los precios. Los dueños no suelen ser nada agresivos, aunque como es habitual, si nos ven merodear durante mucho tiempo nos preguntarán si queremos algo en cualquiera de los idiomas que manejan. Otra opción es acercarse a los puestos que existen fuera del mercado, que son muchos más baratos, aunque no suelen envasar al vacío, lo que puede convertirse en un pequeño problema a la hora de viajar, en el caso de que uno sea un maniático de los olores. Como pequeño consejo os recomiendo que vayáis a la tienda que tiene el fabricante Hazer Baba junto a la puerta de la calle de Hasircilar. Buen material, servicio rápido y profesional y un catálogo amplio de productos, entre ellos, su apreciadas delicias turcas, muy parecidas a nuestras a gominolas, y que también son conocidas con el nombre de lokum. Apenas a diez metros de allí, aunque ya fuera del bazar, se encuentra el Kurukahveci Mehmet Efendi, la casa de café más famosa de Estambul, donde se pueden comprar paquetes o botes de café, de cuarto, medio o un kilo, después de hacer una pequeña cola. El café turco es oscuro y fuerte, aunque sigue estando por detrás del té en cuanto a las preferencias de los habitantes de Estambul y del resto del país. Vale la pena llevarse un paquete a casa para saborear a la vuelta con las tradicionales delicias turcas o los omnipresentes baklava, esos hojaldres dulces rellenos de frutos secos y cubiertos de almíbar, tan típicos de los Balcanes a Oriente Medio y que pueden encontrarse por todo Estambul. Tengo una amiga que viaja frecuentemente a la ciudad y que me explica que lo más sensato es comprar cualquiera de los productos que se encuentran en este bazar en un supermercado. Son más baratos y están perfectamente envasados, me dice. Supongo que tiene razón, aunque desde luego, quién podría resistirse a comprar en un mercado con más 350 años de historia que siguen llevando los descendientes de aquellos comerciantes que traficaban con los productos procedentes de la Ruta de la Seda, para hacerlo en uno de esos asépticos y despersonalizados establecimientos que repiten lo mismos modelos comerciales en cualquier parte del mundo. Sigue leyendo

Guacamole

Un aperitivo rico y muy fácil. El día que compres aguacates, maduros, podrás preparar este entrante que gusta a todo el mundo. Se vende hecho en muchos supermercados, y en algunos bastante aceptable, pero realmente hay mucha diferencia con un guacamole preparado en casa. La receta que te proponemos desde aquí es muy sencilla, con ingredientes que, aparte del aguacate, puedes tener en tu nevera. Para el picoteo, lo mejor es ponerlo con unos nachos. También queda bien unas tostadas o tortillas de trigo. Sigue leyendo

Caldo millo con costillas

El caldo de maíz o millo, como se conoce en las islas por influencia portuguesa, es uno de los platos más típicos de Lanzarote. Que se sepa, el millo ya estaba presente en Canarias desde el siglo XVI. No en vano, el maíz fue uno de los primeros alimentos americanos en llegar a Europa. El propio Cristóbal Colón lo trajo a España en 1493, después de su segundo viaje al Nuevo Continente, y en pocos años se convirtió en un producto perfectamente adaptado al clima de Lanzarote. Allí encontró temperaturas entre los veinte y los treinta grados, ideales para su crecimiento, además de unos suelos que no son demasiados arcillosos ni arenosos, lo que impide que salga adelante. Con todos estos elementos a su favor y gracias a su capacidad para soportar un cierto grado de salinidad, el millo experimentó un rápido crecimiento en Lanzarote. Al principio, se utilizó como forraje para los animales, aunque las hambrunas hicieron que poco a poco se convirtiera en un alimento muy apreciado por la escasa población de la isla. El maíz dio origen en primer lugar a productos sencillos como el gofio y con el paso de los años a platos más elaborados como éste que ahora nos ocupa. El caldo millo sigue siendo uno de los estandartes de la comida conejera en familia, aunque lo cierto es que resulta más difícil degustarlo en los restaurantes. Quizás porque cada vez es más complicado encontrar maíz desgranado en las tiendas, debido a la drástica reducción que ha experimentado este cultivo en la economía de una isla que prácticamente se basa ahora de manera exclusiva en el turismo. Y es que para elaborar el caldo de millo no vale con ese maíz dulce que nos venden en los supermercados, sino que tendremos que disponer de ese maíz de toda la vida, completamente seco, que luego tendremos que ablandar a través de un proceso de cocción. Esta que viene a continuación es la receta que me enseño mi madre y que su a vez le enseño su madre a ella, hace ahora ya mucho tiempo.

Caldo millo Sigue leyendo

Es tiempo de vendimia en Lanzarote

Vendimia en la comarca de La Geria, en la isla de LanzaroteLanzarote vive inmersa en la vendimia. La recogida de las primeras uvas se inició el pasado 30 de julio, aunque no ha sido hasta este fin de semana cuando puede decirse que han comenzado a generalizarse los trabajos a lo largo de toda la isla. Las bodegas con más capacidad de elaboración, como El Grifo (www.elgrifo.com) o Los Bermejos (www.losbermejos.com) se encuentran ya en pleno proceso de elaboración. Decenas de agricultores llevan estos días acercándose hasta sus instalaciones para descargar las típicas cajas amarillas llenas de uvas, que luego se transformarán en los diversos caldos que producen cada una de las bodegas. Otras grandes, como Rubicón (www.bodegasrubicon.com), no iniciarán la vendimia hasta este próximo lunes. Esta última prevé aumentar su producción de 2014, cuando llegó a alcanzar las 180.000 botellas, hasta embotellar cerca de doscientas mil. Lanzarote suele ser el primer territorio del Hemisferio Norte en el que se inicia la vendimia, aunque, en esta ocasión, las elevadas temperaturas que han azotado la Península Ibérica han hecho que le adelanten en la recogida las denominaciones de Montilla-Moriles, en Córdoba y Málaga y Sierras de Málaga. Este año, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Lanzarote prevé una cosecha superior a los tres millones de kilos de uva, lo que supondría un incremento de alrededor de un quince por ciento con respecto al pasado año. La malvasía seguirá siendo la variedad estrella de la denominación, con precios que se espera que ronden los 1,75 euros el kilo, al igual que sucediese en 2014. Las buenas condiciones climatológicas habidas esta temporada en la isla de Lanzarote y la práctica ausencia de enfermedades apuntan a una cosecha que podría alcanzar la calificación de excelente.

Cajas de uvas en las bodegas El Grifo de la isla de Lanzarote