Chipirones en su tinta

Chipirón es el nombre que recibe el calamar pequeño, cuando aún no se ha desarrollado por completo. Si hubiera que hacer una distinción, podríamos decir que los chipirones son todos aquellos ejemplares de este cefalópodo que no superan los 150 gramos. Actualmente se pueden comprar a lo largo de todo el año, aunque en realidad, frescos, lo que se dice frescos, tan solo se puede consumir entre finales del mes de junio y el mes de octubre, que es cuando se pesca en las costas de Galicia, del Cantábrico y en la zona atlántica de Huelva y Cádiz. El resto del año, lo que llega a los mercados es producto congelado del Índico y del Pacífico, que una vez cocinado veremos como merma hasta verse reducido casi a la mitad de su tamaño. En casa somos muy seguidores de este manjar, así que huelga decir que raro es el mes que este producto no termina alguna vez en nuestros platos, ya sea frito, en salsa, o en su tinta. Esta última es la receta que os ofrezco a continuación.

Chipirones en su tinta

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

  • Dos docenas de chipirones
  • Cuatro cebollas pequeñas
  • Dos chalotas
  • Un tomate
  • Un ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Una cayena
  • Un vaso de vino blanco
  • Caldo de pescado
  • Sal
  • Pimienta
  • Harina
  • La tinta de los chipirones o cuatro sobres de tinta

PREPARACIÓN

  1. Limpiamos los chipirones para extraerles las tripas, los ojos, la boca y su elemento más característico: la pluma o calamus en latín, del que toma el nombre el calamar. Reservamos las patas y las aletas. Extraemos también la pequeña bolsa de tinta con mucho cuidado. De todas maneras, si no queremos complicarnos la vida, lo mejor es que compremos cuatro bolsas de tinta en cualquier pescadería. Limpiamos con agua abundante los chipirones dándoles la vuelta para que no quede ni rastro de arena.
  2. Introducimos las patas y las aletas con un poco de pimienta dentro de los chipirones  y los cerramos con un palillo. Los pasamos por harina y los freímos vuelta y vuelta en aceite de oliva virgen extra.
  3. En una sartén grande hacemos un sofrito con las cebollas, las chalotas y el tomate al que previamente habremos quitado la piel y la pipas. Incorporamos la cayena.
  4. A continuación añadimos sal, el vaso de vino blanco y el caldo de pescado y añadimos los chipirones para que se vayan haciendo a fuego lento. Bastaran con unos veinticinco minutos. No es conveniente tenerlos más tiempo, porque nos pueden quedar un poco duros.
  5. Retiramos la cayena, para que el resultado no quede demasiado picante. Mientras, en un vaso, mezclamos la tinta con el caldo de pescado y la incorporamos a los chipirones. Mezclamos todo y lo tenemos dos o tres minutos. Sacamos entonces los chipirones y los depositamos en una fuente. Pasamos el caldo por una batidora y el resultado lo vertemos sobre ellos. Lo dejamos todo reposar unos minutos y ya tenemos nuestro plato de chipirones en su tinta para consumir. De todas maneras, si sois de aquellas personas capaces de sobreponerse a la tentación, lo mejor es consumir los chipirones al día siguiente. Este es de esos platos que gana con el paso del tiempo.

Cocinado por: Marta Barbero.

Anuncios

Salmorejo

Tengo trece años y desde muy pequeño he demostrado que poseo buena mano con la cocina. Este verano me lancé a elaborar salmorejo y hoy, aunque el calor nos va diciendo poco a poco adiós, me sigue apeteciendo tomarlo a diario. Aquí os dejo una receta realmente muy sencilla que nunca falla gracias a un pequeño truquillo con el ingrediente principal de este plato: los tomates, difíciles de conseguir con el sabor y el color adecuados.

INGREDIENTES

    • Un bote de un kilo de tomates enteros pelados
    • Media barra de pan duro
    • 160 mililitros de aceite de oliva virgen extra
    • Un dedal de vinagre
    • Un pellizco de sal
    • Un diente de ajo
    • Jamón serrano picado
    • Un racimo de uvas o huevo cocido picado

Salmorejo

ELABORACIÓN

  • Sacar los tomates del bote y ponerlos en el vaso de la batidora
  • En el caldo sobrante del bote dejar que se empape bien el pan
  • Añadir al vaso de la batidora el diente de ajo, el aceite, el vinagre y la sal al gusto
  • Batirlo todo muy bien
  • Añadir el pan empapado del caldo de los tomates
  • Volver a batir hasta que quede como una crema
  • Disponer en recipientes para gazpacho o salmorejo
  • Salpicar con unos trocitos de jamón y unas cuantas uvas o con huevo duro picado
  • Servir bien frío

Cocinado por: Alejandro Domínguez

Pochas con chorizo

Las pochas son unas alubias blancas tempranas, sabrosas y nutritivas, íntimamente relacionadas con las cocinas de La Rioja, el País Vasco y Navarra. En esta tres regiones pueden encontrarse excelentes recetas guisadas con este producto, aunque quizás sea en los pucheros de la Comunidad Foral donde mayor éxito ha cosechado. Desde los Pirineos a la ribera del Ebro, existen decenas de platos elaborados con las dos variedades de pochas mas extendidas por su territorio: las arriñonadas y las de Bolo o redondas. Estas últimos son propias de Sangüesa y sus alrededores y de ellas se dicen que son las más sabrosas que existen, probablemente debido a lo extremadamente corta que es su cosecha. La pochas se pueden consumir frescas desde julio hasta los primeros días de octubre, aunque hoy en día, gracias a los métodos de congelación, es posible disfrutar de ellas a lo largo de cualquier mes del año. En Bilbao, Vitoria o Logroño siempre ha sido fácil encontrarlas en cualquier tipo de tienda, ya sean congeladas en bolsas o a granel. En otras ciudades, como Madrid, ésta no era una tarea sencilla hace unos años, aunque de un tiempo a esta parte han proliferado en las principales superficies de distribución. Pochas con codorniz, a la riojana o con anguila al estilo de Tudela. Son como he dicho antes decenas los platos que pueden elaborarse con esta legumbre, que recibe su nombre de ese color verdoso y desvaído que presentan en el momento de ser recogidas (‘pocho’ significa en castellano descolorido). Aquí os dejó una receta que me enseñaron en La Rioja. Es extremadamente sencilla, así que si queréis le podéis añadir también cebolla, tomate, pimiento o cualquier otra verdura que se os ocurra para completarla.

Pochas con chorizo

Sigue leyendo

Puré de verduras

Es tiempo de sopas y purés. De platos que nos ayuden a entrar en calor para combatir las frías temperaturas que nos acosan estos días. Aquí os dejo una receta tradicional que llevo haciendo toda la vida. Un puré de verduras capaz de convencer a los más reacios a consumir este tipo de productos. Un plato, además, especialmente recomendado para los más pequeños de la casa, que muchas veces se niegan a tomar verduras, pero que no rechazarán este caldo espeso y humeante servido en uno de sus cuencos favoritos.

Pure verduras

Sigue leyendo

Borrajas con almejas

La borraja es una de las verduras más finas y delicadas de cuantas se producen en España. De origen sirio, esta planta se extendió desde muy antiguo por toda la cuenca mediterránea. En España, su cultivo se concentra en el valle del Ebro y especialmente en Aragón, que aglutina más de dos tercios de su producción. A pesar de su exquisito sabor, la borraja es bastante desconocida fuera de sus lugares de cultivo, quizás debido a esos pelillos espinosos que se encuentran a lo largo de su tallo y hojas y que tanto dificultan su manipulación, lo que, sin duda, desanima a muchas personas a acometer su limpieza. La borraja es un clásico en la cocina aragonesa, navarra y riojana y en países como Francia o Italia está considerada como una verdura de lujo. La planta se cultiva a lo largo de todo el año, aunque los expertos recomiendan preferentemente por su calidad la que nace en los meses de otoño, hasta que las heladas de invierno comienzan a generalizarse. Rica en vitamina C y en pro-vitamina A, ambas conocidas por su acción antioxidante, la borraja también se emplea desde antiguo en medicina por sus cualidades atemperantes y diuréticas.

Borraja1

INGREDIENTES (para dos personas):

  • Medio kilo de borrajas frescas.
  • Un cuarto kilo de almejas.
  • Media cebolla.
  • Un par de ajos.
  • Una cucharada pequeña de pimentón dulce.
  • Medio vaso de vino blanco para cocinar.
  • Medio vaso de agua.
  • Aceite
  • sal.

Sigue leyendo