Cómics y gastronomía

La Feria del Libro de Madrid apura su últimas horas. El Parque del Retiro es en estos días un hervidero de lectores y curiosos a la caza de un ejemplar firmado por su autor favorito. La nómina de escritores, pongamos por caso, va desde creadores tan interesantes como Javier Marías, Almudena Grandes o Eduardo Mendoza, hasta otros que se han aprovechado de una cierta fama momentánea para lanzarse a la arena de la escritura, aunque en algunos de estos casos sea a costa de un ‘negro’. Sorprende que decenas personas puedan aguardar minutos de cola para conseguir una rúbrica de algunos de ellos, sobre todo, como decía muy acertadamente una persona a la que oímos cuando paseábamos por las casetas, “difícilmente podrá escribir, cuando apenas sabe hablar en televisión”. ¿Un síntoma más de la degradación de la sociedad? Probablemente sí, aunque aquí no estamos para pontificar (eso se lo dejamos a nuestros líderes políticos y religiosos), sino para más bien para animaros a adquirir un par de cómics relacionados con las gastronomía que pueden encontrarse fácilmente en numerosas casetas. Podríamos haberos recomendado algún libro de cocina, pero nos parecía algo más exótica esta elección. Que sepamos, cómics y gastronomía eran hasta ahora dos tendencias que parecían no casar bien. Así que no podemos por menos que alegrarnos de esta feliz coincidencia. Para aquellos que los hayáis olvidado, recordad que todos los libros de la feria tienen un diez por ciento de descuento, lo que no está nada mal en estos tiempo de crisis. Ya sabemos que con este dinero no vamos a salvar a Bankia, aunque si que puede contribuir a salvaguardar nuestra maltrecha economía familiar, a la vez le hacemos un favor a la deprimida industria cultural del libro. Sigue leyendo