Pochas con chorizo

Las pochas son unas alubias blancas tempranas, sabrosas y nutritivas, íntimamente relacionadas con las cocinas de La Rioja, el País Vasco y Navarra. En esta tres regiones pueden encontrarse excelentes recetas guisadas con este producto, aunque quizás sea en los pucheros de la Comunidad Foral donde mayor éxito ha cosechado. Desde los Pirineos a la ribera del Ebro, existen decenas de platos elaborados con las dos variedades de pochas mas extendidas por su territorio: las arriñonadas y las de Bolo o redondas. Estas últimos son propias de Sangüesa y sus alrededores y de ellas se dicen que son las más sabrosas que existen, probablemente debido a lo extremadamente corta que es su cosecha. La pochas se pueden consumir frescas desde julio hasta los primeros días de octubre, aunque hoy en día, gracias a los métodos de congelación, es posible disfrutar de ellas a lo largo de cualquier mes del año. En Bilbao, Vitoria o Logroño siempre ha sido fácil encontrarlas en cualquier tipo de tienda, ya sean congeladas en bolsas o a granel. En otras ciudades, como Madrid, ésta no era una tarea sencilla hace unos años, aunque de un tiempo a esta parte han proliferado en las principales superficies de distribución. Pochas con codorniz, a la riojana o con anguila al estilo de Tudela. Son como he dicho antes decenas los platos que pueden elaborarse con esta legumbre, que recibe su nombre de ese color verdoso y desvaído que presentan en el momento de ser recogidas (‘pocho’ significa en castellano descolorido). Aquí os dejó una receta que me enseñaron en La Rioja. Es extremadamente sencilla, así que si queréis le podéis añadir también cebolla, tomate, pimiento o cualquier otra verdura que se os ocurra para completarla.

Pochas con chorizo

Sigue leyendo

Migas extremeñas

De desayuno, aperitivo o comida. Con café, con un vino… Las he tomado solas, con huevos fritos, con pimientos y con sardinas. En cada lugar se hacen de una manera y todas son buenas. Las que conozco son las migas extremeñas. Son fáciles de hacer. Cuando os sobre una barra de pan o tengáis una hogaza con miga, no lo dudéis. Sigue leyendo