El pan vuelve a tener miga

         El pan ha dejado de ser aburrido. En los últimos años no han parado de proliferar numerosas tiendas por toda España que han dejado atrás ese concepto de barrassecas y sin apenas sabor que habían hecho que perdiésemos el gusto por uno de los alimentos más antiguos elaborados por la Humanidad. Panes con semillas de amapola, multicereales, de centeno, con trozos de aceitunas negras, hechos con masa madre, con pasas, nueces o avellanas, horneados con leña, con soja y sésamo… La variedad es cada vez más abundante.  Tanta que ahí van unas cuantas sugerencias para que nos adentremos en este producto cada vez más complejo, capaz de despertar un mundo repleto de sabores.  Sigue leyendo