Bizcochón o Queque

Uno de los recuerdos que guardo de mi infancia, de esos que se te quedan grabados para siempre, es a mi madre batiendo las claras de huevo a punto de nieve para hacer un bizcochón. Y yo sentada a su lado, esperando a que terminara de mezclar todos los ingredientes para que me dejara tomar lo que se había quedado pegado al recipiente. Esta es por tanto la receta del bizcochón que se sigue haciendo en mi casa de Lanzarote. Hay infinidad de maneras de prepararlo; cada hogar tiene su receta. En algunas islas (Gran Canaria o Tenerife) al bizcochón se le conoce como el nombre de “Queque” (es una simple derivación del término inglés  “cake”). Creo que en algunos países latinoamericanos (Chile o Perú) también se utiliza esta misma denominación.

Sigue leyendo

Anuncios

Pastel de zanahoria

La primera vez que lo probé fue en la ciudad de Leeds, en el norte de Inglaterra, en el bar del museo del escultor Henry Moore, uno de los ciudadanos más ilustres que ha dado esta localidad, al que han dedicado una estupenda pinacoteca, que también alberga otras exposiciones temporales. Al principio no sabía lo que era, aunque su textura, su sabor y su presentación me parecieron maravillosos. Luego lo he probado en más sitios y, en todos ellos, me ha parecido un dulce digestivo y muy rico. He investigado por internet. He visto varias recetas y al final he parido ésta mía que os relato a continuación.  El resultado me parece absolutamente increíble…Por cierto, después de comerla no he engordado ni un gramo, a pesar de que a mí me engorda hasta el aire que respiro.

INGREDIENTES:

  • Cuatro zanahorias medianas
  • Aceite (una medida de yogurt)
  • Azúcar (dos medidas de yogurt)
  • Harina (tres medidas de yogurt)
  • Cuatro huevos
  • Un sobre de levadura
  • Un yogurt natural

Sigue leyendo

El pan vuelve a tener miga

         El pan ha dejado de ser aburrido. En los últimos años no han parado de proliferar numerosas tiendas por toda España que han dejado atrás ese concepto de barrassecas y sin apenas sabor que habían hecho que perdiésemos el gusto por uno de los alimentos más antiguos elaborados por la Humanidad. Panes con semillas de amapola, multicereales, de centeno, con trozos de aceitunas negras, hechos con masa madre, con pasas, nueces o avellanas, horneados con leña, con soja y sésamo… La variedad es cada vez más abundante.  Tanta que ahí van unas cuantas sugerencias para que nos adentremos en este producto cada vez más complejo, capaz de despertar un mundo repleto de sabores.  Sigue leyendo