Peras de Rincón de Soto al vino de Rioja

Este es uno de los postres más característicos de La Rioja. Muy apropiado para la primavera y especialmente recomendado en los meses de verano para atemperar el calor. El gran secreto de este plato son sin duda dos de los productos más característicos que han dado las tierras riojanas: el vino, por un lado, del que no hacen falta muchas presentaciones y las peras de la Denominación de Origen de Rincón de Soto, una fruta muy conocida en esta Comunidad y que, poco a poco, va haciéndose un hueco en el resto de España, hasta el punto de que ya puede encontrarse en una buena parte de los hipermercados del país. Las peras acogidas a esta DO, creada en 2002, son de las variedades blanquilla y conferencia y se caracterizan por su dulzura, intenso sabor, dureza y gran tamaño. El otro rasgo característico de estas peras es el denominado russeting, una oxidación natural que se produce en la piel de esta fruta como consecuencia de la nieblas que se instalan en los meses de invierno en el valle del Ebro y que pueden llegar a ser bastante persistentes en La Rioja Baja. La DO no es demasiado grande ni rica en medios, aunque su Consejo Regulador ha sabido manejar un presupuesto bastante moderado para adquirir cierta notoriedad, gracias a los anuncios en prensa y televisión protagonizados por el vecino más ilustre de esta localidad, el campeón del mundo de fútbol Fernando Llorente. Ciertamente, estos esfuerzos no habrían servido de nada sin el mimo y el esmero que imprimen a diario los agricultores a este producto, con el objetivo de hacernos llegar a la mesa un producto de una altísima calidad. Sigue leyendo