Revuelto de atún

El verano es tiempo de pocas complicaciones en la cocina. Lo que queremos son recetas rápidas, sencillas y refrescantes que nos ayuden a sobrellevar lo mejor posible los calores que sufrimos en esta época. A continuación os ofrecemos un plato sencillo, que nos llevará menos de diez minutos y que nos servirá para aprovechar uno de los pescados de temporada más deliciosos que existen en estos momentos: el atún, un pescado rico en ácidos grasos Omega 3.

DSC07741

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

  • Una rodaja de atún
  • Cuatro huevos
  • Oregano
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN

  1. Partimos la rodaja de atún en pequeños dados y la freímos en aceite de oliva virgen extra vuelta y vuelta durante poco tiempo para que la carne no quede seca. Reservamos.
  2. En otra sartén revolvemos los huevos sin que lleguen a esta demasiados hechos.
  3. Desmigamos el atún y los mezclamos con los huevos revueltos.
  4. Finalmente servimos el resultado y añadimos un poco de pimienta, orégano y sal por encima.

Preparado por: José Antonio Gallego

Anuncios

Crema de berros

Estamos en invierno y es el mejor momento para disfrutar de una sopa caliente o de una crema. Aquí os traemos esta receta para elaborar una suculenta crema de berros. Un plato que no nos llevará más de media hora en su preparación y que tiene como base a esta planta silvestre cada vez más fácil de encontrar en tiendas y supermercados. Los berros crecen de manera silvestre en aguas con poca corriente y son ricos en antioxidantes, como la vitamina C, el betacaroteno y la vitamina E. Esta verdura, de sabor amargo y algo picante, también es una gran fuente de ácido fólico, además de un excelente estimulante para todas aquellas personas con problemas de apetito, gracias a su alto contenido en zinc y en gluconasturtosido, que estimulan las secreciones gástricas. Por lo general, consumimos los berros de manera fresca, ya que en el proceso de cocción pierden la mayor parte de sus vitaminas y minerales. Por eso, en esta receta hemos reducido al mínimo el tiempo en que los berros deben de pasar por los fogones.

crema de berros

Sigue leyendo

Carrillada ibérica

La carrillada o carrillera de cerdo es una carne muy tierna que se encuentra en las mejillas del cerdo o de la vaca. En este caso os propongo elegir la de cerdo ibérico, aunque la misma receta sirve para preparar la carrillada del cerdo ordinario, el que solemos consumir a diario en casa y que es bastante más barato. La suelen tener en todas las carnicerías, pídele a tu carnicero que te las limpie bien, pero que no las trocee, así evitaremos que se nos deshagan al cocinarlas. Si te gustan los guisos y te gusta la carne, te encantará este plato, de sabor intenso y textura agradable. Probablemente, nunca antes hayas probado una carne tan tierna.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

  • Ocho carrilleras de cerdo ibérico o cerdo  a secas
  • Una cebolla
  • Pimienta en grado
  • Pimienta molida
  • Sal
  • Tomillo, romero y laurel
  • Dos zanahorias
  • Dos ajos
  • Harina
  • Vino tinto (un vaso grande)
  • Caldo de carne (un vaso y medio)
  • Aceite

MODO DE HACERLO

  • Salpimenta las carilleras y pásalas ligeramente por harina
  • Dóralas en una sartén con un chorro de aceite. Retira y reserva
  • Prepara en un cazo medio litro de caldo de carne (una pastilla)
  • En la olla a presión con un chorro de aceite dora los dos ajos en láminas, 8 ó 10 granos de pimienta negra y la hoja de laurel
  • Cuando los ajos estén dorados, añade la zanahoria en rodajas, la cebolla en trozos, espolvorea tomillo y romero, baja el fuego y deja pochar unos 15 minutos
  • Añadir a la olla el vino tinto y el caldo de carne. Disponer encima las carrilleras, cerrar la olla y dejar cocinar a fuego medio durante unos 30 minutos
  • Retirar del fuego y dejar salir el vapor antes de abrir la olla. Sacar con cuidado las carrilleras y reservar en un plato
  • Colar el caldo de las verduras sobre una fuente de barro o una cacerola y pasar las verduras por el “chino”, cuidando de retirar la hoja de laurel
  • Volver a colocar las carrilleras y poner la fuente de barro o la cacerola al fuego intenso, para que se consuma el exceso de caldo y la salsa quede bien espesa. Serán más o menos 10 minutos
  • Servir dos carrilleras por persona regadas con su propia salsa, acompañadas de arroz o patatas fritas en dados


Cocinado por: Cristina Yuste

Almogrote y potaje de berros en la isla de La Gomera (I)

Barrancos inaccesibles, un sistema de comunicación ancestral y un bosque húmedo y relicto Patrimonio de la Humanidad desde 1986. Son algunos de los valores intrínsecos de los que pueden presumir los habitantes de La Gomera. La isla colombina, tan íntimamente unida al descubrimiento de América, como castigada por los incendios a lo largo de este pasado verano, continúa siendo un lugar un tanto alejado de los grandes movimientos turísticos que sacuden anualmente Canarias. Un lugar que merece la pena conocer despacio, saboreando la conversación con sus vecinos y degustando algunos de los platos que han hecho famosa a su gastronomía, como el potaje de berros, la miel de palma o el almogrote.  

Sigue leyendo

Arroz de aromas de mar

Necesitáis una paella, como la de la foto, de las de siempre. Este plato no sale en la olla, y ¡hay que lucirlo! Podéis servir este arroz con un caldo de Valdeorras, que están de moda, o con un blanco de Santa María de Nieva, que no entiendo por qué no se ponen de moda. Y si me dan a elegir, lo sirvo con brut, con éste que os digo, uno muy especial, aunque igual cuesta un par de paseos encontrarlo, pero veréis que es un hallazgo: un buen Crémant de Alsacia, sobre base de uva pinot blanc, que habréis ya de servirlo desde el principio, con el aperitivo. Una idea, igual la entradita va de foie grass y un poquito de cecina de león en laminitas transparentes, o un caviar de oricios. Si váis de clásicos o queréis sorprender a un francés, probad este tipo de champaña con un poquito de jamón, sí, brut alsaciano con jamón, y luego directamente el arroz. Ya me contáis.

Sigue leyendo